Ahrimán, el demonio del Mazdeísmo