Aleister Crowley, el otro monstruo del Lago Ness